Psicología del jugador: errores comunes en las apuestas deportivas

Todos los que nos hemos registrado en una casa de apuestas deportivas, lo hemos hecho con la intención de sumar unos ingresos extra. La finalidad suele ser siempre costearnos un viaje, ropa, algún aparato electrónico o cualquier otro capricho extra que nos motive a la hora de realizar nuestros pronósticos deportivos. El objetivo debe ser, siempre, compatibilizar la búsqueda de beneficios con el disfrute de lo que es también un elemento de ocio a través de las apuestas online.

El objetivo para realizar apuestas deportivas

Una vez iniciados en las apuestas deportivas, tras elegir el bono de bienvenida, registrarnos y realizar los primeros pronósticos deportivos; muchas veces nos encontramos con una buena racha que ha hecho que nuestros ingresos se hayan disparado. Ante esta situación deberemos mantener la cabeza fría y tener presente el objetivo que nos inició a realizar apuestas.

Si nuestro objetivo es conseguir unos ingresos extra para pagar el último gadget que ha salido al mercado y hemos conseguido la cantidad necesaria, lo mejor es realizar una retirada de dinero de nuestra cuenta en la web de apuestas. Esto no significa que debamos de dejar de realizar apuestas. Al contrario, deberemos mantener en la cuenta una cantidad de dinero que permita realizarla apuestas, incluyendo un margen de error, que pueda salvarnos en caso de finalizar nuestra buena racha.

 

Errores comunes de los usuarios

En muchas ocasiones, la pérdida de la perspectiva hace que un jugador con una buena racha, en la que ha sumado cientos de euros, los pierda en un instante. Como hemos dicho, las buenas rachas son simplemente un conjunto de aciertos que puede convertirse en un sengundo en una mala racha. Esos cientos de euros ganados con paciencia pueden desaparecer por no tener claro el objetivo y perder la perspectiva: es necesario realizar retiradas de dinero y no reapostar cantidades altas pensando en aumentar los ingresos sin un final marcado.

Un ejemplo muy común sobre este aspecto es cuando decidimos seguir realizando apuestas con altas cantidades de dinero a cuotas bajas, que en principio son muy seguras. Pero esto supone un riesgo muy elevado de perder todo el dinero acumulado y quedarnos a cero, con el sentimiento de desilusión y frustración que supone para el usuario de la casa de apuestas.

Muchas veces, esta situación incita a intentar recuperar rápidamente lo perdido, realizando apuestas combinadas muy difíciles de conseguir. Esto no hace mas que ampliar nuestras pérdidas en el largo plazo. Este comportamiento debe ser controlado y ser conscientes de que todos hemos sufrido una mala racha, pero el método para mantener los beneficios de manera regular viene con la paciencia y prudencia.

La importancia de controlar el presupuesto

Si queremos mantener una línea positiva en nuestro balance de apuestas, hay otro factor que se debe anotar en rojo para no errar: el control del presupuesto. Si decidimos hacer un ingreso de 50 euros en una casa de apuestas deportivas, deberemos mantener esa cantidad y apostarla como si fuese nuestro última cantidad económica. Apostar con calma, meditando y no buscando hacernos con grandes sumas de dinero en una simple apuesta son buenas normas que podremos imponernos.Por supuesto no hay que dejarse llevar por las corazonadas o por nuestro equipo favorito.

En el momento que acumulemos una mala racha y, si perdemos la cantidad inicial, deberemos tomarnos un tiempo de descanso. En ningún momento hay que perder la tranquilidad e ingresar rápidamente para intentar recuperar lo perdido. Este tipo de decisiones en caliente normalmente se saldan con más pérdidas, lo contrario de nuestro objetivo principal. Por lo tanto, un control estricto de nuestro presupuesto es más que necesario.

Por eso, lo más importante cuando cometemos errores es aprender de ellos. Todos y cada uno de los usuarios de casas de apuestas deportivas hemos pasado por ese momento y, con paciencia, prudencia y disciplina se puede llegar a evitar repetir de nuevo esos errores.

Deja un comentario